BLOG
21/03/2016

ACCESIBILIDAD EMOCIONAL

“Accesibilidad emocional” que genera accesibilidad cognitiva

Este post es una reflexión que parte de la base de que todo lo que nos emociona, todo eso que nos despierta una sonrisa interior y nos arranca un guiño a nuestra parte más pasional es aquello a lo que le prestamos más atención y tratamos de descifrar con más cariño. Esto es a lo que llaman hacer “link emocional” entre una persona y un sistema, entorno, producto, etc. generando así “accesibilidad emocional” para potenciar la “accesibilidad cognitiva”.

Voy a intentar ilustrarlo con un ejemplo de verdadero diseño centrado en el usuario: el sistema de señalización del metro del Distrito Federal (México).

Durante el tiempo que viví en el Distrito Federal me maravilló el sistema iconográfico que se utiliza en el metro de la capital mexicana. Fue diseñado por Lance Wyman en 1969 (también creador del logotipo de las olimpiadas de México ´68). Se creó tomando como referencia y base de todo criterio al propio usuario que se desplazaría cada día por el nuevo sistema de transporte. La señalización de cada una de las estaciones está compuesta por un nombre y un pictograma que hace referencia  inmediata al lugar de la misma. 

El primer pictograma (imagen arriba) corresponde a la estación de “Chapultepec” que significa en prehispánico “lugar en el cerro de los saltamontes”. En general, los mexicanos sienten mucho orgullo por su cultura y su lengua prehispánica (nahuatl) y el sentimiento de pertenencia que esto les provoca. Llamar a una estación de metro con un nombre prehispánico despierta este orgullo y genera una conexión emocional entre el sistema y el usuario. La potencia de este proyecto radica en el esfuerzo por llevar la accesibilidad cognitiva a un plano realmente universal y emocional: si eres autóctono, se despierta el orgullo por lo que te hace diferente y único; si eres turista, tienes a tu disposición un sistema dual textual – iconográfico para enfrentar la barrera idiomática; si necesitas orientarte e identificar la ubicación geográfica de las estaciones, el sistema te lo facilita gracias a la propia semiótica pictográfica. Incluso podemos encontrar lecciones de historia en otras, como el caso de la estación “Isabel la Católica”, cuya iconografía corresponde a una de la tres carabelas en las que Colón llegó a América.

O la estación de “Coyoacán”, que significa en náhuatl “lugar de Coyotes” en el que también podemos observar un agujero en el medio para recordarnos que es el ojo del agua de los manantiales que existían en la zona.

Cuando conseguimos despertar las emociones, el orgullo de pertenencia, divertirnos con la cotidianidad de usar el metro, jugar con la semántica de los símbolos, etc. estamos haciendo “accesibilidad emocional” y, de paso, “accesibilidad cognitiva”. Este es un sistema que nos ofrece múltiples posibilidades y combinaciones para encontrar el camino… y es un sistema que nos emociona, que nos despierta conexiones para descifrar el propio mapa. Por lo tanto, es un sistema con alta “accesibilidad emocional”, por la predisposición y condiciones que cumple para emocionar al mayor número de usuarios. (según RAE, “emoción”: interés, generalmente expectante, con que se participa en algo que está ocurriendo). En una cita podríamos resumirlo así: “hazlo emocionante para que pueda entenderlo mejor”, y esto se revierte en la practicidad de un medio de transporte que es usado por 4 millones de personas al día. 

La accesibilidad cognitiva y emocional son básicas en el diseño de experiencia de usuario. Estamos rodeados de buenos y malos diseños porque TODO es diseño. En la medida que esté mejor o peor resuelto conseguiremos tener un día más o menos agradable, productivo, eficaz, feliz, llevadero, etc. y es así, en la base de la cotidianidad cómo influye el diseño día a día en nuestras vidas. Casi sin darse cuenta; sin apreciarlo.

Todo esto, llevado al terreno digital y a la lucha por llamar la atención de los usuarios (infoxificados y saturados de información) para que consuman contenidos en la web, nos demuestra la importancia de la “accesibilidad emocional”.  Penetrar en los corazones de las personas para encender su emoción nos abrirá la puerta de entrada a su atención… y es que, ante todo, somos seres emocionales. 

Escrito por Mariano Ramírez

PRAXXIS