BLOG
28/03/2016

RESILIENCIA

Resiliencia: Capacidad del ser humano para hacer frente a las adversidades de la vida, superarlas e inclusive, ser transformados por ellas. Grotberg (1995)

La resiliencia podría convertirse en la base o cimientos de toda labor emprendedora y por tanto vital. Cuando diseñamos un plan de negocio establecemos las pautas que nos guiarán en el desarrollo de éste, pero también un plan de emergencia o estrategias para afrontar la gestión de las posibles crisis que implica y supone todo movimiento (crisis como transformación o crecimiento también). Cómo podemos superar algo si no hemos disfrutado de cierta preparación, podríamos preguntarnos. La clave está en cierta conciencia y criterio de realidad, cierto instinto —el que nos salva pero también el que nos define— y cierta obstinación en perseguir una meta, objetivo o sueño pero también cierta obstinación en mantener nuestros valores y fomentar nuestras capacidades.

Es curioso ver cómo las pautas del emprendimiento y discapacidad se establecen siempre desde fuera hacia dentro, es decir, la supuesta capacidad marca la supuesta discapacidad, cuando tan sólo se trata de cierta diferencia, la diferencia no como algo negativo, sino todo lo contrario: la bendita diferencia que consigue activar el mundo y que nos distingue de las máquinas u otros objetos. Se valora por tanto la creación de empleo y empresa desde la mirada de quien no ha sufrido o conoce la marca que establece la sociedad sobre dicha diferencia, cuya definición exacta y más adecuada y real es la de diversidad funcional, pues todos y todas gozamos de un altísimo número de capacidades del todo diferenciadas (ahí el milagro, no la carga).

Se cree que el fomento de la actividad emprendedora en el ámbito de las personas con diversidad funcional se reduce a la creación de subvenciones o ayudas que nos conducen de nuevo al gueto, la diferencia como algo que separa no algo que une, vincula. Se establece la medida en orden inverso, cómo ayudar a las personas con algún tipo de discapacidad desde la supuesta capacidad, cuando el orden adecuado sería plantear la absoluta capacidad e innato emprendimiento de las personas que desde su propia vida han tenido que modificar todo su entorno y visión del mundo para adaptarlo a sus medidas, ellos y ellas son quienes deben alzar su voz sobre la pared invisible que no vemos, ni sentimos, ni intuimos.

Las personas con discapacidad que trabajan por cuenta propia conocen el emprendimiento como algo natural pues ésta es su capacidad innata, emprender, crear de la nada, el cambio, la supervivencia en quienes la palabra resiliencia más allá del término que ahora consideramos moda, se trata de una forma de vida que crece y se crea con absoluta naturalidad. Las personas con discapacidad establecen y crean su plan de vida sin más ayuda que su propio instinto y múltiples capacidades de resistencia y por supuesto resiliencia. El apoyo exterior es lo que determina el éxito de esta empresa personal y profesional, apoyo inexistente por parte de entidades y organismos, apoyos particulares o gubernamentales, pues la invisibilidad y el silencio de sus voces no sólo se aplica a lo evidente también a la falta de conciencia de realidad de sus demandas y necesidades, apoyo, seguimiento, difusión: hacer realidad una realidad que ellos y ellas mismas crean cada día.

El objetivo que debemos tener claro es sencillo. Se trata de dignificar las vidas, las experiencias, los valores y las capacidades únicas e irrepetibles de todas esas personas que, como yo, nos hemos arriesgado a dar un paso al frente, visibilizar nuestra trayectoria, trabajo, vivencias y experiencias, pues mi puesta en valor soy yo misma, lo que sé, lo que conozco, lo que he vivido, mi sensibilidad, mi facilidad de adaptación a cualquier medio o situación; esta resiliencia que no sólo permanece intacta sino que también crece y aumenta cada día y sirve de puente y vínculo a otros muchos y muchas que en mi experiencia y voz encuentran refugio, o exactamente el servicio que buscan y demandan y que por la diferencia que nos marca como sujetos únicos e irrepetibles hace que tan sólo yo pueda ofrecer una respuesta, trabajo o servicio determinado con un sello o marca personal que va implícito en obra, palabra y vida.

Para tejer red y que todas las personas que hemos olvidado el vértigo y nos hemos lanzado a esta empresa alcancemos el éxito, tan sólo necesitamos tu apoyo real, tu comprensión y principalmente que puedas ver más allá de todo condicionamiento social todo lo que se esconde tras cada vida y ejemplo de superación que implica haber sobrevivido a un mundo que no nos ha puesto las cosas fáciles desde el principio. Resiliencia: transformo la dificultad y avanzo.

Ana Vega ha colaborado en revistas y publicaciones nacionales e  internacionales, ha publicado El cuaderno griego (Editorial Universos), Realidad paralela (Editorial Groenlandia), Breve testimonio de una mirada (Editorial Amargord), La edad de los lagartos (Editorial Origami), Herrumbre (Editorial Groenlandia), Llanquihue (Editorial Huerga & Fierro), Al xeito del tambor (Ed. Trabe, 2013), Auschwitz 13 (Ed. Amargord, 2013), Cantar en el desierto (Trabe, 2015) y Resiliencia (Trabe, 2015). Accésit del XXVI Premio Nacional Hernán Esquío 2008, premio de la Crítica de las Letras Asturianas 2011. Compagina su actividad literaria con su actividad docente como coordinadora de cursos y talleres de creación y creatividad y su colaboración en diferentes medios de comunicación como periodista, crítica literaria y columnista.

www.anavega.net

www.elcuadernogriego.blogspot.com