BLOG
12/04/2016

Retorno de Inversiones Responsables

Un interesante estudio sobre las Inversiones Socialmente Responsable (ISR) desde una perspectiva académica, realizado por el Centro de Investigación de la Universidad Steinbeis de Berlín, ha analizado 195 estudios académicos relacionados con las ISR, concluye que los resultados no han arrojado sorpresas:

  • La idea frecuentemente preconcebida que las Inversiones Socialmente Responsables ofrecen un peor retorno que las inversiones convencionales, es falsa.
  • La inclusión de aspectos relacionados con la sostenibilidad tiende a producir un impacto positivo.
  • Varios estudios analizados indican que una gestión activa de inversiones sostenibles pueden ser ventajosas.
  • Las Inversiones Socialmente Responsables están sujetas a un riesgo menor.

En resumen, de los 195 estudios analizados, en cuanto al impacto y retorno de la inversiones en proyectos que consideran criterios éticos, sociales y ecológicos, los resultados son positivos o neutros en el 56% de los casos, negativos un 7%, y mixtos en un 29%.

Esos análisis tienen un especial interés porque permiten comparar el valor que generan las empresas con modelos de gestión Triple Balance. Esta comparación está enfocada a otras empresas que realizan una actividad similar. La información es especialmente útil en procesos de licitación pública en los que las condiciones de contratación no deberían reflejar únicamente la oferta económica, sino también una valoración de los impactos sociales y ecológicos generados por las diversas entidades participantes en estos procesos.

Determinar y cuantificar los distintos impactos y beneficios, tanto económicos como sociales y ecológicos de la actividad empresarial, es considerado uno de los principales retos de este sector en el futuro. Cualquier actividad económica que perdure en el tiempo está generando un valor, pero tradicionalmente se han utilizado exclusivamente indicadores económicos para cuantificarlo. En general, siguen siendo escasas las organizaciones que valoran de forma sistemática otros elementos como los sociales, ecológicos, culturales o éticos. Probablemente, la ausencia de metodologías ampliamente utilizadas y reconocidas ha dificultado la aplicación de un sistema de medición en las organizaciones empresariales, aunque con matices según los países.

Es evidente que la conciencia empresarial con respecto a los problemas (tanto sociales como ecológicos) generados por las actividades humanas e industriales, crece cada día. Por esta razón cada vez son más las empresas que establecen objetivos en torno a un diseño y desarrollo para su negocio, con productos y servicios más responsables.

Recordemos que diseñar tiene como propósito alterar la realidad vigente, modificando concepciones y actitudes, alterando métodos e intervenciones y mejorando o transformando situaciones presentes en deseables. 

Escrito por Laurent Ogel

PRAXXIS